hedatuz parte hartzerako informazioa - información para la participación

Magia contra la exclusión

El Correo - 30/10/2015

imprimir

El próximo domingo 1 de noviembre el Teatro Barakaldo acogerá una gala de magia muy especial. Y no sólo por los magos de primer nivel que intervendrán, como Jorge Blas, Galilea, Raúl Alegría, Sun o Carlos Adriano, que también, sino porque la recaudación irá destinada a crear una escuela de magia en Honduras. El colectivo Repartiendo ilusiones ha organizado este evento para echar una mano a Zaki, un mago de Bilbao, que va a poner en marcha una escuela de magia que sirva de salida laboral a jóvenes en riesgo de exclusión del país centroamericano.
"Hemos creado en Bizkaia esta pequeña asociación para poder ayudar a Zaki y gestionar las cosas que se organizan", explican desde Repartiendo ilusiones. "Zaki pone su esfuerzo e incluso su dinero pero nos hemos unido para ayudarle a conseguir más recursos". De momento han conseguido algo que puede parecer auténtica magia como que la SGAE renuncie a cobrar los derechos por el espectáculo e incluso que Hacienda no les cobre el IVA. "También el Ayuntamiento de Barakaldo nos ha cedido el teatro y los artistas vienen por el increíble caché de un bacalao al pilpil y unas carrilleras, era una oferta irrenunciable", bromean.
Las entradas cuestan entre 12 y 15 euros y se pueden adquirir en el teatro y por los canales habituales de cajeros BBK o internet.
Una vida dedicada a los demás
Agustín Villagrá, Zaki Magoa, es ante todo un mago solidario. Lleva más de 30 años dedicado al mundo de la magia y aunque siempre había sido una persona comprometida, en 2011 llevó la solidaridad un paso más allá. "Había hecho 4 viajes al Sahara, dos a Sarajevo, a Kenia... y vi que la magia tenía algo especial en los niños así que me decidí a hacer algo que no había hecho ningún mago antes. Vendí mi empresa y con el dinero me fui a Latinoamérica con el proyecto 'La magia de una sonrisa'". Durante 3 años y 1 mes recorrió 16 países, algunos de ellos considerados de los más duros y peligrosos, porque según considera "es donde más falta les hace ver que existen más cosas que las que viven día a día".
Aunque el proyecto le llena reconoce que ha sido muy duro. "He visto muchos contrastes, niños trabajando en la calle, niñas de 10 a 15 años violadas y con sus hijos de la mano, eso es muy duro. Tanta desigualdad, tanta pasividad o miedo no sé y la gente no es capaz de organizarse para reclamar una vida más digna".
La escuela de magia en Honduras
Ahora lleva un año en Bilbao, "a duras penas porque no me siento útil aquí", y en unos días se vuelve a marchar, en esta ocasión destino a Honduras. "Aquí a pesar de la crisis y de todo lo que está pasando no es ni la somrba de lo que hay allí. Pero yo digo que si puedes trabajar con ellos en su país para que no tengan que abandonarlo es mucho mejor, yo prefiero llegar a ese país y darles las herramientas para que no tengan que irse".
Por ello creará allí una escuela de magia, de la mano de la ONG hondureña Ascoes, "sin los cuales no podría hacer este proyecto". La razón de haber elegido Honduras para esta inciativa es muy simple. Es uno de los países que más lo necesitan. "Los jóvenes de ciertos barrios de Tegucigalpa no tienen muchas oportunidades y se meten en el narcotráfico, en las drogas, en la prostitución... Por eso voy a montar una escuela de magia para enseñarles diferentes trabajos que les sirvan de salida laboral. Por un lado estará la escuela de magia, por otro un taller de malabares, de globoflexia, de zancos... cosas que sé y que quiero compartir", detalla Zaki, uno de los pocos referentes en magia solidaria. "En España si hay algún referente de la magia solidaria, algún loco, ese soy yo. Yo creo que no hay que salir de tu barrio para hacer magia solidaria la puedes hacer en casa también. Yo no soy ni el mejor ni el peor, soy del montón pero sí me conoce mucha gente por la labor que hago. Me encantaría tener competencia en este ámbito porque significaría que hay más magos haciendo esto. Cuando se hace algo, se hace sobre todo en hospitales, pero hay muchos niños en barrios que pasan su infancia y no disfrutan de su infancia y también se les puede llevar allí este tip de espectáculos", reclama.
Antes de marcharse Zaki deja un mensaje para todos aquellos que quieran hacer algo. "La magia eres tú, ilusionate, ponte en el lugar del otro porque podemos hacer más de lo que hacemos por los demás".