El texto informativo >
La información

Elaborar un texto informativo requiere conocer su técnica. Cada género tiene sus propias particularidades pero hay una serie de características generales aplicables a todos ellos que es lo que llamaremos estilo periodístico. Visto éste, pasaremos a desarrollar el estilo propio del género informativo para prensa escrita. ¿Por qué elegimos el género informativo escrito? Porque consideramos es la forma más simple, llana y clara de escribir y que su dominio sirve de base para saltar posteriormente a cualquier otro género.  Además, creemos que es la forma de enfrentarse a la información que más va a acercar a la asociación a los medios de comunicación.

1.- Estilo periodístico

El estilo periodístico sustenta su manera de hacer en un principio: eficacia informativa con la menor cantidad de recursos, es decir, escribir bien, rápido y breve, sin usar un minuto más ni una palabra más de las necesarias para transmitir eficazmente el mensaje. Esto nos lleva inexorablemente a primar siempre la calidad frente a la cantidad.

Para conseguirlo pueden seguirse las pautas que exponemos a continuación.

2.- Estilo informativo

“La información, en sentido estricto, no incluye opiniones personales del periodista ni, mucho menos, juicios de valor. Por tanto, se hace incompatible generalmente con la presencia de la primera persona del singular o del plural”. Esta cita del periodista Álex Grijelmo (1997) recoge la característica principal del estilo informativo. Ahora bien, no es ésta la única. Combinadas con las ya vistas para el estilo periodístico, vamos a destacar cinco más.

Como complemento a estos rasgos, daremos dos recursos importantes en la información: la atribución a fuentes y las citas textuales. No se debe acudir a opiniones propias, pero sí se puede informar sobre opiniones ajenas, y si las fuentes que emiten las opiniones son fiables y tienen autoridad, perfecto. Se reproducirá entonces entre comillas lo que la persona o institución haya dicho y se hará la correspondiente cita nombrando a la fuente. También es útil recurrir a fuentes cuando se ofrecen datos.


 

 

imprimir