Otras herramientas >
La entrevista

La entrevista es un género periodístico que consiste en el contacto directo con la fuente y en la que el o la periodista formula las cuestiones que considera necesarias para obtener la información que busca. En este caso, la asociación, alguno de sus miembros, actuará como fuente sometiéndose a las cuestiones que le formule quien entreviste. Vamos a ver cómo abordar una entrevista para hacer un buen papel.

Lo primero de todo es tener claro de qué se va a hablar y controlar bien el tema. Un buen entrevistador, una buena entrevistadora, tienen abundantes recursos para sacar preguntas de la nada pero, además, hemos de suponer que se habrá documentado y conocerá el asunto. Si la entrevista está concertada con antelación, es conveniente prepararla haciendo un pequeño guión con las cosas que a la asociación le interesa tratar, con las que no puede dejar de decir y con las cuestiones que se prevé pueden salir. Se puede establecer un diálogo previo con el o la periodista y acordar los asuntos que se  quieren abordar. Pero tampoco hay que pretender que nos pase un listado con las preguntas que va a formular porque difícil que lo haga y bastante probable que se moleste.

La persona que se someta a la entrevista ha de estar tranquila, siendo consciente de que es ella quien más sabe del asunto y sin precipitarse a la hora de responder, tomándose su tiempo para pensar la respuesta y construir mentalmente el discurso. Hay que hablar con claridad, pausadamente pero con ritmo, con estilo coloquial pero con corrección y olvidándose de todo lucimiento personal ya que el objetivo no es que el público se admire de lo bien que habla la entrevistada, sino que entienda lo que le quiere decir. La vanidad es una de las peores consejeras en una entrevista.

Quien entrevista está pendiente de lo que hace el o la invitada tanto o más que de lo que dice. Por ello, es conveniente guardar las formas y no caer en provocaciones, sobre todo si la entrevista es por radio o televisión, medios en los cuales comunicamos también con la inflexión de la voz o con el gesto. Y de la misma manera que la o el entrevistador va a controlar y a conducir a la entrevistada, ésta ha de estar pendiente del periodista para no permitir que la entrevista se termine sin haber dicho lo que se quería decir. De esta manera, si el periodista ha olvidado preguntar algo importante para la asociación o no ha querido hacerlo, hay que ser hábil para hablar sobre ello sin que resulte forzado. ¿Cómo?, aprovechando alguna otra pregunta o reservando un espacio al final, para lo cual, habrá que prestar atención a la hora.

Las y los periodistas de prensa escrita no son amigos de pasar la entrevista antes de su publicación a nadie ajeno al medio. Si el tema es muy delicado, es mejor avisar e insistir en el cuidado que debe tener a la hora de escribir que intentar fiscalizar su trabajo a posteriori. Si a pesar de todo se cree necesario hacerlo, que no de la impresión de que se quiere censurar su libertad de expresión o de que se desconfía de su hacer profesional. Y si accediera a hacerlo, se sugerirán correcciones realmente importantes y nunca se rehará el texto.

También es común que la prensa escrita grabe las entrevistas. Se hace para que no se escape ningún detalle de lo hablado y para certificar que lo que está escrito se dijo. Pero la decisión de poner en marcha o no el aparato es privilegio de la persona entrevistada, quien tiene todo el derecho a negarse. Ésta también puede poner su propia grabadora para saber lo que dijo, cómo lo dijo y si el o la periodista lo ha recogido respetando el contenido.

Un recurso bueno, sobre todo para la prensa escrita, es tener en la manga un par de frases sonoras, llamativas, bien compuestas y que resuman lo que queremos decir, para soltarlas cuando lo consideremos oportuno sugiriendo al periodista un titular. Si la entrevista es en radio o televisión, tampoco está de más tener las preparadas para decirlas en el momento oportuno y con el énfasis apropiado. Y, por supuesto, no dejar de reiterar la idea principal al final de la entrevista.

 

imprimir