Gestión de proyectos > Planificación >
El plan de gestión

Una vez tenemos un plan estratégico que da pautas generales y orienta nuestra acción a largo plazo, necesitamos contar con una herramienta que concrete nuestro trabajo en plazos más cortos y en objetivos más concretos, delimitando las actividades que vamos a desarrollar. Esta herramienta es el plan de gestión.

Si hemos elaborado un plan estratégico a cuatro años, pongamos por ejemplo, vamos a necesitar planes de gestión anuales que iremos elaborando, implementando y evaluando de forma sucesiva y que, lógicamente, tendrán que ser coherentes con el plan estratégico.

El plan de gestión debe contener al menos los siguientes aspectos:

Un buen plan de gestión evita uno de los errores más frecuentes en las entidades: la improvisación, trabajar sobre la marcha y sin tiempo para preparar bien las cosas.  El plan de gestión implica parar, reflexionar y planificar los pasos que se van a dar, orientándolos hacia un fin y midiendo los tiempos y los recursos necesarios.  En definitiva, supone operativizar los objetivos de la entidad definiendo las líneas de actuación, estableciendo las tácticas a seguir, y concretando las acciones y los proyectos, todo ello con una planificación en detalle y programando cada elemento con tiempos, tareas y responsabilidades. 

 

imprimir