Tipos de personas socias

  1. Socios ordinarios o socias ordinarias: son los llamados socios y socias de pleno derecho, es decir los que les corresponden los derechos y deberes que aparecen en los estatutos.
  2. Socios fundadores y socias fundadoras: son similares a los y las anteriores en derechos y obligaciones, la única diferencia es que fueron quienes participaron en el acto de constitución de la asociación.
  3. Socios honorarios, socias honorarias: son personas reconocidas o de prestigio (del mundo de la cultura, la ciencia, etc.) que apoyan la labor de la asociación. Normalmente se les invita a actos destacados de la asociación con presencia de medios de comunicación. No gozan de los derechos y deberes de los socios ordinarios o socias ordinarias.
  4. Socios protectores, socias protectoras: son aquellos y aquellas que su aportación a la asociación es exclusivamente económica, por ejemplo aportando una cantidad al mes, al año. No tienen los mismos derechos y obligaciones que los ordinarios u ordinarias.
  5. Socios colaboradores, socias colaboradoras: son aquellas personas que desarrollan una colaboración activa con la actividad de la asociación , pudiendo no tener los mismos derechos y deberes que las socias ordinarias. En función de la constancia (ocasional, permanente, etc.), naturaleza y tipo de esa colaboración  podemos hablar de personas colaboradoras, voluntarias.
  6. Socios usuarios, socias usuarias: son los destinatarios y destinatarias de la asociación (niños, niñas, jóvenes, mujeres, hombres, personas mayores….) Estos socios o socias son quienes reciben o participan de la acción de la asociación. A veces no necesitan ser personas socias ordinarias para poder recibir esos beneficios y pueden tener que pagar por la actividad en la que  participan. Otras veces es condición para poder participar en las actividades el ser socio ordinario o socia ordinaria, por lo que tendrán, en ese caso, los mismos derechos y obligaciones que aquéllos y aquéllas.

En una asociación pueden combinarse varias de estas categorías a la vez: persona socia ordinaria y fundadora, socia ordinaria y usuaria, socia ordinaria y voluntaria, etc. Además, la condición de persona socia es compatible con la condición de persona remunerada (contratada profesionalmente) en esa misma entidad.