Participación

“Las acciones de voluntariado en sus distintos ámbitos se regirán por los principios de solidaridad, participación, gratuidad, autonomía frente a los poderes públicos, no-discriminación, pluralismo, integración, prevención y sensibilización social, y en general, por todos aquellos que inspiran la convivencia en una sociedad democrática, moderna, participativa, justa e igualitaria (Ley del Voluntariado de la Comunidad Autónoma Vasca, 1998).”

Todos los ciudadanos y ciudadanas tenemos derecho a participar de la vida de nuestra sociedad tanto en la toma de decisiones como en la búsqueda y puesta en práctica de soluciones. De forma especial, a través de la acción voluntaria se hace posible la participación, que es la base de nuestra sociedad democrática y se hacen realidad los valores y las actitudes de disponibilidad, entrega y solidaridad con el otro y, sobre todo, con aquellos ciudadanos y ciudadanas más necesitados.

Por eso hay que reconocer el fundamental papel que desarrollan las organizaciones de voluntariado ya que además de garantizar la prestación de determinados servicios básicos e imprescindibles son capaces de movilizar a los ciudadanos y ciudadanas implicándoles en la práctica de la ciudadanía y la solidaridad.

La base de la participación es la convicción de que el progreso social de todas las personas, depende de la aportación de cada persona.