Perfil dinamizador/es

Muchas veces se tiene la impresión de que las personas dinamizadoras nacen y no es así: se hacen como resultado de un proceso de vivencia y de madurez dentro de las organizaciones. Cierto que determinados caracteres personales ayudan a ejercer las citadas funciones, pero lo relevante es que se combinen capacidades y comportamientos y para ello a veces necesitamos formación.

Comportamientos a realizar como dinamizadores:

  • Ser referente:
    • Se pone al frente de los retos.
    • Predica con el ejemplo.
    • No pasa desapercibido o desapercibida, suscita emociones en los demás.
    • Tiende a sentirse aparte del medio y de las personas que lo rodean.
  • Movilizar:
    • Considera que la organización está formada por personas.
    • Cuenta con los y las demás miembros del equipo.
    • Fomenta la colaboración.
    • Actúa con flexibilidad y mesura.
    • Genera confianza y compromiso entre los y las miembros del equipo y de éstos con la entidad.
    • Utiliza su influencia para lograr orientar a los y las miembros hacia metas de orden superior.
  • Observar objetivamente:
    • Es capaz de leer correctamente el entorno.
    • Valora las capacidades de la entidad.
    • Percibe las necesidades de los demás.
  • Dirigir eficazmente:
    • Está abierto a posibles mejoras, desarrolla nuevos enfoques.
    • Se conoce a sí mismo, así misma, y a los demás con el fin de sacar lo mejor de cada uno o una.
    • Puede tener problemas para la gestión ordinaria.